¿Qué le pasa a Ansu Fati? El bíceps femoral

Si no has estado viviendo las últimas semanas en una cueva, algo habrás oído de la nueva lesión de Ansu Fati (si no sabes de lo que hablo, tiene una rotura del tendón proximal del bíceps femoral de su pierna izquierda) que le ha hecho meditar si operarse o no para volver lo antes posible a los terrenos de juego. Pues bien, hoy quiero hablar acerca de esta lesión que es más frecuente de lo que tú te piensas. ¡Allá vamos! 

Lo primero, ¿Qué es el bíceps femoral?

El bíceps femoral es un músculo de la pierna, más concretamente de la región posterior, formado por dos cabezas, una larga y otra corta. Además, dicho músculo está mayormente inervado por el nervio ciático.

Músculo bíceps femoral

¿Qué hace el bíceps femoral?

La principal función de este músculo es flexionar la rodilla, aunque también extiende y rota la cadera hacia afuera. 

¿Cómo se lesiona?

El mecanismo lesivo más habitual suele ocurrir cuando el músculo estirado se contrae de manera brusca. En el caso del bíceps femoral, la rotura del vientre muscular es más frecuente que la lesión del tendón (con pronóstico más grave) y puede cursar de manera leve (elongación) o de forma más severa, produciéndose una rotura completa del vientre muscular.

¿Qué podemos hacer para recuperar una lesión de bíceps femoral?

Primero, habrá que centrarse en el posible edema provocado por el sangrado, para ello nos apoyaremos del drenaje linfático manual y de los vendajes compresivos.

Además, el tratamiento con la radiofrecuencia Indiba puede ayudarnos a disminuir la inflamación y la sensación de dolor. No podemos olvidarnos del tratamiento manual, grupo de técnicas entorno al que gira todo el tratamiento, con el que podremos “dar forma” al músculo. El ejercicio terapéutico y los ejercicios enfocados al gesto deportivo deberían ser primordiales en la recta final del tratamiento para asegurar una correcta vuelta la competición/ vida diaria.

Como muchas cosas en la vida el contexto de la lesión juega un papel importante en la recuperación. Por eso, cuando un paciente acude a nosotros/as con una afección en el bíceps femoral tratamos de actuar desde un punto de vista global: teniendo en cuenta  los factores de riesgo que desencadenaron la lesión, realizando trabajos de fortalecimiento y estabilización del famoso “Core” y dándole al músculo dañado las herramientas para que vuelva a su estado inicial.

¿Es esto lo que han hecho con Ansu Fati?

El jugador del FC Barcelona tiene una afectación parcial del tendón, zona que a veces requiere de intervención quirúrgica para evitar que el músculo se retraiga. Sin embargo, tanto él como su entorno han decidido seguir un tratamiento conservador que, aunque requiere un mayor tiempo de recuperación, es el que, visto los datos médicos a los que podemos tener acceso, yo también sugeriría seguir. Al evitar la intervención quirúrgica, logramos eliminar otro posible sangrado, le damos más tiempo a que el tejido se recupere favoreciendo una evolución más “natural”. Como ya sabrás, ¡las prisas no son buenas! 

Y tú, ¿has tenido alguna vez alguna rotura de fibras en el bíceps femoral? ¡Cuéntanos que te leo!

firma_jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.