¿Qué es el lipedema? ¿es lo mismo lipedema, linfedema y celulitis? ¿Qué puedo hacer para solucionarlo?

Hoy nos gustaría ayudarte a reconocer esta patología tan «nueva» que escuchamos más cada día. Queremos explicarte en qué consiste el lipedema y qué podemos hacer para ayudarte.

El lipedema es una afectación del tejido adiposo que se produce por la inflamación y multiplicación de células grasas y está considerado una enfermedad rara, crónica y dolorosa. 

Suele afectar principalmente a las extremidades inferiores (70%), pero también puede aparecer en las superiores (30%), la afectación en manos, pies y algunas partes del tronco es menos frecuente.

Esta enfermedad está asociada principalmente a  las mujeres, y aparece tras la pubertad, después del embarazo o en la menopausia. 

Se sospecha que el origen puede ser una causa hormonal. También se baraja la posibilidad de un problema a nivel intestinal, un fallo en la permeabilidad de los tejidos que deja escapar sustancias y microorganismos al torrente sanguíneo (síndrome del intestino permeable). 

Se estima que afecta a entre un 10 y un 20% de las mujeres adultas, pero debido a que en muchas ocasiones su diagnóstico es incorrecto, y confundido con otras patologías como la obesidad o la celulitis, es probable que su incidencia sea mayor.

Es importante diferenciar entre lipedema, celulitis, obesidad y linfedema. La principal diferencia la encontramos en que el lipedema es doloroso a la palpación, que su aparición es de forma bilateral y que aparece tanto en personas delgadas como obesas, estos datos nos ayudarán a marcar la diferencia.

Principales síntomas y signos del lipedema: 

  • Aumento de volumen localizado
  • Sensación de hinchazón y tumefacción 
  • Tejido duro al tacto
  • Los síntomas empeoran con el ejercicio
  • Las dietas no modifican el volumen de la zona
  • Dolor fuerte al pellizcar, principalmente, cara interna de la pierna (Signo de Simarro)
  • Aumento de la sensibilidad
  • Disminución de la elasticidad cutánea
  • Sensación de piernas cansadas al final del día

Para su diagnóstico, además de la exploración clínica del tejido, por parte de un especialista, se puede utilizar la ecografía o la elastometría ecográfica que nos dará información del grado de fibrosis. 

Opciones de tratamiento conservador:

  • Usar medias de compresión 
  • Mejorar la circulación linfática mediante drenaje linfático manual.
  • Utilización de radiofrecuencia INDIBA, con el fin de devolver elasticidad a la piel y disminuir los depósitos de grasa.
  • Tratamiento con Flowave.
  • Llevar una dieta equilibrada, muchos expertos  aconsejan optar por una dieta antiinflamatoria, rica en omega 3, vitamina E y desintoxicantes (verduras verdes, setas, ajos, cítricos…)
  • Realizar ejercicio de forma habitual
  • Evitar el sobrepeso

Cuando las medidas conservadoras se quedan cortas, se puede optar por un tratamiento invasivo, que suele realizarse en fases más avanzadas de la enfermedad, que consiste en una liposucción asistida por agua (WAL).

Experiencia paciente con lipedema:

Para acercarnos más al día a día de una persona con lipedema, nuestra paciente nos cuenta su experiencia:

Ella nos cuenta cómo desde joven, a pesar de estar delgada, siempre el volumen de sus piernas, desde los tobillos, no se correspondía con el resto del cuerpo. 

Comenta que al principio era más un problema de estética que de salud, durante la adolescencia llegó a transformarse en un problema psicológico, de complejo y falta de autoestima. Hacía mucho deporte y dieta, cada vez estaba más delgada, pero sus piernas siempre se encontraban igual. Con el paso de los años, lo que era sólo un problema estético, se fue transformando, y comenzaron los dolores cuando salía a correr,y apareció la sensación de pesadez y cansancio en las piernas, primero al final del día y luego era algo casi constante. 

Tuvo la suerte, después de muchos años, de encontrar un médico que reconoció la enfermedad y que la ayudó a poner freno. A día de hoy, usa medias de compresión a diario, ha modificado su dieta eliminando azúcares y gluten, sigue realizando ejercicio y periódicamente realiza tratamientos de drenaje linfático manual e INDIBA. 

Nos comenta que es muy sacrificado y hay que ser muy constante, pero que sus dolores se han controlado, y que puede llevar una vida relativamente  normal.

Si quieres conocer otro caso, puedes verlo en nuestro instagram

Si te sientes identificada con este caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotr@s, y buscaremos la manera de hacerte sentir mejor. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.