¿Qué es el vértigo posicional paroxístico benigno?

El vértigo posicional paroxístico benigno es la causa más frecuente de vértigo de origen periférico. Se suele desencadenar por cambios en la posición de la cabeza, los episodios suelen durar pocos segundos y no van acompañados de otros síntomas como la pérdida auditiva transitoria o permanente, el zumbido de oído, la parálisis facial, etc. 

Hay dos tipos de vértigo posicional paroxístico benigno:

  • vértigo posicional paroxístico benigno primario o idiopático: se desconoce su causa y representa el 50% total de los casos. es más frecuente a partir de los 40 años y se da más en mujeres 
  • vértigo posicional paroxístico benigno secundario: puede suceder a raíz de sufrir un traumatismo craneoencefálico, debido a una disminución en el flujo de sangre de alguna arteria o tras una cirugía del oído medio o interno. 

¿Qué es exactamente el vértigo posicional paroxístico benigno?

Pongamos que tenemos degeneración en las estructuras internas del oído. Esta degeneración puede provocar que se liberen pequeños cristales de carbonato cálcico desde el utrículo. Luego, estos cristales se pueden ir desplazando, gracias a los movimientos de la cabeza, a otras regiones del oído. En la mayoría de los casos se van a depositar en el conducto semicircular posterior. Cuando esto sucede, hay movimientos que van a provocar una estimulación vestibular asimétrica, y esto es lo que provoca las alteraciones del equilibrio en la persona afectada. 

¿Por qué se produce el vértigo posicional paroxístico benigno?

Como ya he comentado antes, se desconoce la causa en el 50% de los casos. Sin embargo, hay factores que sí parecen estar asociados al vértigo posicional paroxístico benigno. Por ejemplo la enfermedad de Ménières, las migrañas, el reposo prolongado en cama, la depresión, la hipertensión, la hiperlipidemia, la diabetes, la obesidad, la enfermedad coronaria, la insuficiencia vertebrobasilar, la enfermedad coronaria y la ototoxicidad (alteraciones auditivas y/o vestibulares transitorias o definitivas debido a ciertos fármacos) 

¿Cómo sé si lo que tengo es vértigo posicional paroxístico benigno?

Con una buena historia clínica y una buena exploración se puede hacer el diagnóstico. 

Este tipo de vértigo provoca una sensación de movimiento ya sea del espacio donde estamos, o de nosotras mismas en relación a ese espacio. Muchas veces se describe como una sensación de giro o de desplazamiento. Los síntomas suelen durar solo unos segundos y se suelen relacionar directamente con ciertos movimientos de la cabeza y/o el cuello. 

Pero hay excepciones. Hay pacientes que describen una sensación constante de mareo que puede agravarse al tumbarse o moverse en la cama. Y hay pacientes en los que, aunque el éxito del tratamiento se acerca al 90%, no hay una respuesta positiva al mismo. En estos casos, es importante acudir a un profesional sanitario especializado en otorrinolaringología que pueda descartar, por medio de distintas pruebas, otras patologías que puedan estar subyacentes.  

¿Cómo se trata el vértigo posicional paroxístico benigno?

Hay distintas maniobras que se utilizan para tratar el vértigo posicional paroxístico benigno. Las dos más utilizadas son la maniobra de Epley y la maniobra de Semont. Ambas actúan sobre el conducto semicircular posterior intentando reconducir las partículas desplazadas de vuelta de nuevo al utrículo. Estas maniobras deben ser realizadas por un profesional sanitario. 

También contamos con un programa de ejercicios que se pueden hacer en casa – los ejercicios de Cawthorne-Cooksey. Son ejercicios muy fáciles de hacer y que van a retar al sistema vestibular y hacerlo más tolerante a los cambios de posición de la cabeza y el cuello. Poco a poco, conforme los síntomas vayan disminuyendo, vamos avanzando en la dificultad de los ejercicios. Y lo mejor de todo es que solo se requieren dos sesiones al día de unos 10 minutos cada una.

En esta semana subiremos a instagram un reel con los ejercicios básicos de la tabla de ejercicios de Cawthorne-Cooksey.
Si tenéis cualquier duda o pregunta acerca del vértigo posicional paroxístico benigno no dudes en ponerte en contacto con nosotras. Estamos aquí para intentar ayudarte en lo que podamos.

2 comentarios en “¿Qué es el vértigo posicional paroxístico benigno?”

  1. Y luego estoy yo, con episodios cada dos por tres, ahora 15 días montada en barco, me han hecho la maniobra, he hecho los ejercicios todos los días y no se me termina de quitar… 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.