Diástasis abdominal… el tamaño ¿importa?

Si estás embarazada o estás de postparto, puede ser que tu matrona o un/a fisioterapeuta te hayan dicho que tienes diástasis abdominal.

Así dicho puede sonar raro, incluso parecer grave, pero no te preocupes en la mayoría de casos es algo que no tiene muchas complicaciones graves. 

Para entender lo que es la diástasis abdominal, primero vamos a hablar de algo que siempre me ha fascinado: anatomía.

En el abdomen tenemos varias capas musculares, puede que la que más conozcas sea la más externa, los rectos abdominales o los “cuadraditos de chocolate”. Los rectos abdominales son dos músculos que discurren paralelos desde el esternón al pubis, unidos por un tejido fascial, fibroso, muy rico en colágeno: la línea alba

Durante el embarazo, esta línea alba debe hacerse más laxa y estirar para permitir el crecimiento del bebé dentro del útero, por eso hablamos de que existe una separación (o diástasis) fisiológica de los rectos abdominales. 

Si la barriga ha sido grande, o si hemos tenido más de un embarazo, puede que ese estiramiento sea superior a la capacidad de estiramiento del tejido y la línea alba pierda su tensión previa. Esta pérdida de tensión se reflejará en la separación de los rectos abdominales o diástasis abdominal.

La presencia de diástasis se hace evidente cuando al hacer un abdominal tradicional o un “crunch” aparece un abultamiento en la zona media del abdomen. Este abultamiento no es más que el paquete visceral empujando a una línea alba débil y destensada.

Esto hace que la presión abdominal y las fuerzas generadas no se gestionen bien, con los consiguientes problemas de suelo pélvico, lumbar incluso de hernias umbilicales. 

En reposo, cuando la diástasis es suficientemente grande, da una sensación de barriga de embarazada, pese a que han pasado semanas, incluso meses desde el parto.

diastasis_abdominal_granada
Mujer con diástasis abdominal

La diástasis abdominal se ha medido manualmente o con un calibre hasta hace relativamente poco, pero con la aparición de ecógrafo en las clínicas de fisioterapia, la medida se ha hecho mucho más exacta. 

diastasis_abdominal_ecografía
Imagen ecográfica de la medición de la línea alba

Ahora hablemos de tamaño de la diástasis abdominal. 

Tradicionalmente, se ha establecido el límite de separación entre rectos abdominales en 2,5cm para que se considere diástasis. Si esta es mayor a 4cm se podría considerar la opción quirúrgica. 

Pero, como en otros temas… ¿qué es más importante el tamaño o la función?

He hablado un poco más arriba, de que la diástasis aparece por una falta de tensión de la línea alba por la alteración en el tejido que la compone. ¿Sabías que existen otros músculos que al activarse, son capaces de dar tensión a la línea alba?

El músculo transverso del abdomen, y el oblicuo interno, por su inserción y trayecto, son capaces de aumentar la tensión de la línea alba cuando se activan. Esto hace que el paquete visceral quede en su sitio y las presiones se gestionen de manera adecuada, evitando los problemas relacionados.

Existen diástasis muy pequeñitas, pero que con la falta de control motor del abdomen harán que el abombamiento de la línea alba sea mayor que en diástasis de más tamaño, pero con buen control abdominal.

Por lo tanto… ¿el tamaño realmente importa? 

La respuesta es NO. Como toda información sanitaria, hay que valorar cada caso en concreto, pero por lo general, lo que buscamos no es tanto la disminución de la diástasis (que también), como la recuperación de la funcionalidad abdominal. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.