Relación Mandíbula y Suelo Pélvico

Si vienes a la clínica a menudo, sabrás que llevo un tiempo colaborando con la Diputación de Granada y que estoy “de gira” dando talleres de suelo pélvico por toda la provincia de Granada. 

Que estoy haciendo más kilómetros que una feriante, es una realidad, pero la experiencia está siendo muy enriquecedora. Tanto que tengo otra entrada preparada solo para contar todo. 

Pero hoy quiero contarte una cosa que sorprende en cada uno de los talleres que doy, y es la relación entre el conjunto ATM (articulación de la mandíbula) musculatura de la masticación y garganta y el suelo pélvico, la vagina y la pelvis. 

Cómo bien explica Lorena Cuendias en su blog, las estructuras de la boca y la pelvis tienen el mismo origen embrionario. En las primeras fases del desarrollo, se produce la gastrulación, en la cual aparecen dos depresiones que luego darán lugar a la membrana orofaríngea y a la membrana cloacal. Así que fíjate lo fascinante de la conexión.

Te dejo además una imagen para que veas las similitudes anatómicas que hay entre las estructuras. 

No conozco al autor/a, si eres tú, por favor avísame para mencionarte

Dada esta relación, los problemas de bruxismo, tensión mandibular o aumento de tono de esa zona, están íntimamente relacionados con el aumento de tono de la musculatura del suelo pélvico y ¡también al contrario!

¿Todavía no te lo crees? Te propongo lo siguiente

EJERCICIO RELACIÓN SUELO PÉLVICO-MANDÍBULA:

1.- Siéntate sobre tus isquiones con los pies bien apoyados en el suelo.

2.- Contrae el suelo pélvico y nota cómo lo haces.

3.- Sin perder esta contracción, mete el dedo pulgar en la boca y succiónalo como si fueras un bebé. 

4.- Observa qué pasa en tu suelo pélvico. 

¿Se ha contraído más? Si es así… ¡enhorabuena! Has tenido consciencia de esta relación, y si no, te propongo hacer más ejercicios de conciencia y relajación perineal.

El tratamiento muscular y fascial de la zona de la boca, garganta, mandíbula, puede ser una primera vía de abordaje cuando existen casos de dolor pélvico en los que el tratamiento por vía vaginal es demasiado doloroso.

Si tienes problemas de bruxismo, dolores de cabeza relacionados con este… quizás deberías preguntarte cómo está tu suelo pélvico, o si tu vagina, tu útero y resto de vísceras pélvicas se mueven con normalidad. 

¿Alguna vez habías notado esta relación? ¿tienes síntomas como bruxismo y además dolor en la penetración? ¡Cuéntanoslo, quizás podemos ayudarte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.