¿Qué es un punto gatillo?

Si el otro día te hablé acerca de las contracturas y quieres saber más, hoy esta entrada del blog te interesa porque voy a hablarte sobre los puntos gatillo miofasciales (PGM).

El término “punto gatillo” lo acuñó por primera vez en 1940 el cirujano A. Steindler. Sin embargo, no fue hasta dos años después cuando la doctora Janet Travell, profesional de la que ya os hablamos en otra entrada de blog y también en nuestro Instagram impulsó el estudio de los puntos gatillo miofasciales y del síndrome de dolor miofascial.

Vale Jorge, ya vale de tanta promo, vamos al grano …

¿Qué es un punto gatillo?

Un punto gatillo se define como “un nódulo palpable hipersensible localizado en una zona hiperirritable de un músculo, concretamente en una banda tensa de fibras musculares”. Puede clasificarse de diferentes formas según su: actividad, localización y mecanismo activador.

Muy bien pero, ¿y a mi qué me importa cómo se clasifiquen si lo que me pasa es que me duele? Pues bien, sabiendo qué tipo de PGM tienes y cuál es el que te está originando el dolor, podremos saber qué hacer para contrarrestarlo. 

¿Qué provoca el Punto gatillo?

El punto gatillo miofascial es uno de los principales culpables de la aparición del síndrome de dolor miofascial, el cual se define como un conjunto de signos y síntomas sensoriales, motores y autonómicos. En clínica, la palpación de estos PGM puede generar dolor local y referido (dolor lejos de donde te están tocando), rigidez al estiramiento o disfunción muscular entre otros.

¿Por qué aparece el PGM?

Los puntos gatillo miofasciales surgen principalmente por sobrecarga aguda o crónica, golpes, acortamientos musculares, sobreestiramiento o enfriamiento corporal.  Aunque también pueden aparecer por otros PGM, enfermedades viscerales, estrés emocional, inflamaciones o radiculopatías.

¿Cómo se puede tratar el PGM?

Los puntos gatillo miofasciales se pueden tratar de diversas formas. Nosotros distinguimos dos tipos de técnicas, las que denominamos conservadoras y las invasivas.

En las técnicas conservadoras, se incluyen la terapia manual, los estiramientos, técnicas miofasciales, el uso de agentes físicos como la aplicación del spray frío o la masoterapia

En las invasivas la joya de la corona es la punción seca. Esta técnica que consiste en introducir una aguja dentro del músculo en dirección al nódulo con el objetivo de intentar destruirlo, provocando un espasmo muscular involuntario.

Aunque sea una técnica dolorosa, es muy efectiva y lo acaba aguantando todo el mundo, siendo muchas veces la opción preferida para tratar los puntos gatillo. Cabe destacar que esta técnica debe ser realizada y aplicada por un/a fisioterapeuta profesional debidamente formado por los cursos avalados por el Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas.

Y a ti, ¿te han hecho alguna vez la famosa punción seca para tratar tus puntos gatillo? ¿habías oído alguna vez hablar de los puntos gatillo? ¿Y de la punción seca?

firma_jorge

2 comentarios en “¿Qué es un punto gatillo?”

  1. Muy interesante el concepto de los punto gatillo ¡!
    Procuraré seguirte para aprender todo lo que expliques
    Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.