Mi opinión sobre Más Negocio

Esta no es otra entrada más con una opinión sobre Más Negocio, es el relato de una experiencia y un cambio de mentalidad. 

Si has llegado hasta aquí buscando una opinión sobre Más Negocio, posiblemente será porque ya has hecho algún entrenamiento con Eli Romero y te estés planteando si realmente Más Negocio es para ti. 

Hace poco leí, en este libro recomendado por Eli, por cierto, que las personas no conectamos con datos, conectamos con historias. 

Por eso quiero contarte la mía, y que después, tú misma decidas si Más Negocio es para tí. 

MI SITUACIÓN ANTES DE MÁS NEGOCIO

Por resumir un poco, te diré que siempre quise ser fisioterapeuta, y que con 23 años abrí mi primera clínica. Si quieres saber más de esta historia, te la cuento aquí.

Después de un tiempo como autoempleada, porque de empresaria tenía poco, empecé a darme cuenta de que la clínica dependía 100% de mi. Cuando lo que vendes es servicio, estás vendiendo tu tiempo y el día solo tiene 24h, así que estaba literalmente “atrapada” en mi propio negocio. Algo que había montado buscando la libertad, se me había vuelto en contra. 

Por eso decidí iniciar un proyecto paralelo, Ha Nacido una Madre, que por un lado estaba relacionado con mi especialidad y por otro, era un producto que prometía darme la libertad que no me daba la venta de servicios. Después de casi 10.000€ de inversión, “fracasé”

De repente me vi con un stock de 500 agendas postparto, un proyecto con un potencial increíble pero sin ninguna visibilidad y una clínica que seguía robándome tiempo de vida.

Entonces ocurrió algo, mi padre tuvo un problema de salud grave, y yo pasé menos tiempo en el hospital del que me hubiera gustado porque “tenía” que estar en la clínica. Las deudas no entienden de enfermedades. Afortunadamente, a día de hoy, mi padre está estupendamente. 

Cuando empezaba a levantar cabeza, el mundo se paró, apareció en nuestras vidas el Covid-19 y ocurrió eso a lo que siempre había temido: cerré la persiana durante dos meses.

Este tiempo me hizo reflexionar y llegué a una conclusión muy importante: nadie me había enseñado nunca a ser empresaria. 

En ninguna formación que había hecho hasta el momento (fisioterapia, antropología, varios masters y un buen número de cursos privados) había tenido una asignatura o unos minutos de la formación dedicados al emprendimiento y menos, en clave femenina. 

¿COMO CONOCÍ EL PROGRAMA MÁS NEGOCIO?

De repente, cuando aún estábamos encerrados en casa, apareció Eli Romero. Yo había estado buscando mentorías y cursos inspiradores y las cookies lo sabían. Y cruzaron a Eli en mi camino. 

Hice el entrenamiento gratuito y además del contenido, me enganchó su energía, y su manera de conectar con las personas.  Puedes contar las cosas de muchas maneras, pero Eli vibraba en la misma frecuencia que yo. 

Conforme fue avanzando el entrenamiento, yo sabía que su formación me iba a aportar mucho, pero a su vez me surgieron todas las dudas del mundo, tanto que fui la última en inscribirme al programa: 

¿CUÁLES FUERON MIS DUDAS ANTES DE ENTRAR A MÁS NEGOCIO?

  • Es mucho dinero, ¿podré rentabilizar la inversión?
  • ¿Tendré tiempo para aprovechar los contenidos?
  • ¿Y si no puedo asistir a las tutorías?
  • Yo ya tengo un negocio “funcionando” ¿es para mi esta formación?
  • ¿Y si luego no me gusta?

Te quiero contar, a dia de hoy y “a toro pasao”, como se dice en el sur, cómo luché contra estas barreras. 

Es mucho dinero, ¿podré rentabilizar la inversión?

Si tengo que hablar de un miedo antes de inscribirme fue este. El precio. Te recuerdo mi situación: dos meses con la clínica cerrada y facturando 0€, todxs mis trabajadores en ERTE, la prestación por cese de actividad sin llegar y la incertidumbre de qué pasaría durante el verano. ¡Qué escenario más propicio! ¿verdad?

No me quedó más remedio que financiarlo y confiar en que mes a mes sacaría la cantidad necesaria. No tuve el brunch inicial. A día de hoy me sigo muriendo de envidia. 

Hoy te cuento que he podido pagar TODAS las mensualidades sin ningún tipo de problema. Y que el curso está amortizado casi al 100%. 

¿Tendré tiempo para aprovechar los contenidos?

Esta duda me duró menos porque normalmente durante el verano el ritmo de la clínica baja. ¡Pero no había contado con un verano pandémico y con las estrategias que me estaba dando la formación! El ritmo no bajó, yo diría que casi subió. 

¡Menos mal que estaban las tutorías de hábitos que me ayudaron a organizar mi tiempo y a ser más eficiente! 

Tengo que reconocer que todavía me quedan unos cuantos vídeos de lecciones por ver, pero ese contenido estará ahí para siempre. Las tutorías no, y por eso quise centrar mis esfuerzos en aprovechar eso. 

¿Y si no puedo asistir a las tutorías?

Trabajar con citas está bien para unas cosas, pero mal para otras. “Yo no podré asistir a las tutorías”, pensé. Tengo la agenda completa. Tendría que elegir entre quitar pacientes (y reducir facturación) o ir a las tutorías (y aprovechar el curso). 

Mi estrategia fue la siguiente: probé una semana. Me di ese tiempo, y si las tutorías no me gustaban o la facturación de la clínica caía, las vería grabadas, que para eso daban esa opción. 

En 4 meses, solo he faltado a 3 tutorías y la facturación de mi negocio se ha mantenido. He quitado 5 horas a la semana de mi presencia en la clínica y ¿sabes qué? NO HA PASADO NADA. Es más, las tutorías se han acabado, y sigo con esa rutina. Ahora tengo más energía, más tiempo y más ganas. 

Yo ya tengo un negocio “funcionando” ¿es para mi esta formación?

Otra cosa que me preocupaba era esa, yo tengo un negocio físico y más o menos establecido (aunque fuera vendiendo mi vida). ¿Para qué quiero yo una fase de “dreamer”? Yo quiero estrategias que me den tiempo y vida. 

Pues, te diré algo, fue una de las fases más importantes para mi en el curso. El trabajo me había agotado tanto, que me había olvidado de llegar a la clínica con ilusión. Además no tenía tiempo para Ha Nacido una Madre, y eso me frustraba.

De repente, y tras mucho trabajo, volví a conectar con mi por qué. Esa nueva ilusión me ha dado muchas ideas nuevas para escalar y rentabilizar el negocio. Y lo mejor… ¡mi equipo me acompaña!

¿Y si luego no me gusta?

Esa duda se resolvió fácil y rápido. La garantía de 28 días me quitó el miedo. Si no me gusta… ¡me voy! Así de simple. 

¿CÓMO ESTOY DESPUÉS DE TERMINAR ESTA EDICIÓN DE MÁS NEGOCIO?

Quienes me conocéis en persona ya sabéis que soy una polvorilla, y que siempre estoy inventando. Pues bien, mezclar a Felicidad Rodriguez con Eli Romero ha sido como juntar fuego con gasolina. 

He pasado de estar buscando, sin ningún tipo de rumbo, recursos que me ayudaran a tener vida además de negocio. A tener esos recursos, contactos y sobre todo a tener un PLAN, para implementarlos. 

Tengo un equipo motivado y lleno de propuestas. 

El emprendimiento puede ser un camino solitario si no tienes cerca a la gente adecuada. Gracias a Más Negocio tengo una comunidad que me soporta, que me motiva y me aporta más de lo que jamás pude llegar a imaginar. 

Esta fue nuestra despedida.. ¡y vaya si lloré!

Si has llegado hasta aquí leyendo, creo que no deberían quedarte dudas sobre si Más Negocio es para ti pero:

CREO QUE MÁS NEGOCIO NO ES PARA TI SI:

  • Quieres resultados fáciles
  • No estás dispuesta a salir de tu zona de confort.
  • Buscas una facturación de muchas cifras en poco tiempo. 
  • O simplemente sientes, que no es tu momento.

MÁS NEGOCIO ES PARA TI SI:

  • Eres luchadora
  • Quieres salir de la zona de confort y explorar la zona “mágica”.
  • Piensas en grande y tienes ambición
  • Quieres recuperar el control de tu tiempo y tu vida.
  • Te atreves a soñar

Si es así, ya estás tardando en inscribirte en el programa MÁS NEGOCIO, y dentro de unos meses, seguramente estés escribiendo una review tan emocional como la mía. Porque, si me preguntas mi opinión, Más Negocio no solo ha cambiado mi negocio, me ha cambiado a mi.

Y si no te lo crees, aquí puedes ver lo que piensa la gente de mi alrededor de mi decisión. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.