magufada

Magufada: ¡qué viva la sugestión!

¿Sabes lo que es una magufada? ¿Y un magufo? Si no te suenan ninguna de estas palabras, continúa leyendo.

Se utiliza el vocablo “Magufo” para definir a aquella persona que promueve discursos contrarios al pensamiento crítico y a la ciencia como pueden ser la homeopatía, la astrología, ufología o cualquier otra pseudo-ciencia que no puede demostrar su validez. ¡Ojo! porque un magufo no tiene por qué creerse sus propios discursos, sino que suelen utilizarlos para sacar un beneficio concreto: más pacientes, fama, dinero, etc…

El mundo de la fisioterapia no ha quedado excluido de esta lacra y actualmente existen varios frentes, como la ética de aplicar ciertos tratamientos, en los que nuestros propios compañeros chocan.

Aquí os dejamos unos ejemplos de magufada en el mundo de la Fisioterapia:

  • Kinesiotape de colores: las famosas tiras de colores que los fisioterapeutas solemos colocar en el cuerpo del paciente para drenar, relajar el músculo afectado o como protección de una articulación. Como muchos recordaréis, el kinesitape entró en España gracias al fútbol, a través de David Beckham en su primera temporada en el Real Madrid y desde entonces los fisios, deseosos de aprender y de hacer negocio, se formaron en el kinesiotaping. Las malas lenguas dicen que el color negro es más fuerte que el beige, que el azul relaja y el rosa activa el músculo o que redondear los extremos hace que dure más. Siento aguaros la fiesta, pero ¡nada más lejos de la realidad! El color, el estampado o el perfil de sus extremos no tiene nada que ver con el efecto que producen.
  • Ultrasonidos: qué decir de este famosísimo aparato del mundo de la fisioterapia, capaz de transformar la energía eléctrica en ondas mecánicas que viajan, a través de un líquido, atravesando la piel del paciente. Se empezó a utilizar allá por 1940 y desde entonces no hay clínica de fisioterapia que no tenga uno (aunque siempre hay una excepción: ¡nosotros!). Se utiliza para reducir el dolor, bajar la inflamación y ayudar a la regeneración del tejido lesionado, pero ¿qué hay de cierto en todo esto, realmente tiene esos efectos? Numerosos estudios (Page et al., 2016; Ebadi et al., 2014; Page et al., 2014) han demostrado, en diferentes patologías, que este “maravilloso” aparato no sirven para NADA, te preguntarás entonces ¿por qué se sigue utilizando? Pues la respuesta es muy sencilla, por comodidad, por conformismo, pero de esto ya hablaremos en otra entrada del blog.
  • Reiki: esta práctica espiritual japonesa asegura el alivio de gran cantidad de enfermedades transmitiendo energía a través de las manos. Se basa en la idea de focalizar el flujo de energía del universo por nuestro cuerpo, si este se ve bloqueado aparecen las diferentes patologías. El “emisor de energía” (porque me niego a llamarlo maestro como ellos mismos se autodenominan) trata a sus pacientes mediante una imposición de manos para, ojo que vienen curvas, desbloquear su flujo vital, reactivando así su sistema inmune y permitiendo que la energía vuelva a fluir otra vez. 

A pesar de que carece de evidencia científica es una práctica habitual en nuestras calles como tratamiento de determinadas enfermedades. Bajo promesas de autosanación física y espiritual lo único que se consigue es una relajación profunda; hecho que, si no viene del todo mal, queda lejos de la cura de la patología.

  • Liberación de Chakras: va muy de la mano del reiki porque gracias a esa liberación de la energía se desbloquean los chakras que tenemos repartidos por el cuerpo. 7 puntos “estratégicos” que si se bloquean disminuyen las defensas inmunológicas y emocionales, produciendo enfermedades físicas y mentales.
  • Flores de Bach: también llamadas esencias o remedios florales, son un conjunto de preparados a base de soluciones de brandy y agua con extractos de flores y vegetales silvestres. Fueron idea del homeópata Edward Bach quien sostiene que el agua del rocío conserva las propiedades curativas de la planta donde se encuentra. Sin embargo, muchos ensayos clínicos han demostrado que estos preparados no poseen principios farmacológicos activos, a excepción de la solución alcohólica (el brandy) que se le añade concluyendo que no son más que un placebo.

Estas son algunas de las “terapias alternativas” (o magufada) con las que convive la fisioterapia, pero lamentablemente no son las únicas. Y tú ¿conoces o has recibido tratamiento por parte de algún magufo? Os leo abajo chic@s!

Bibliografía:

Page MJ, Green S, Mrocki MA, Surace SJ, Deitch J, McBain B, Lyttle N, Buchbinder R. Electrotherapy modalities for rotator cuff disease. Cochrane Database Syst Rev. 2016 Jun 10;2016(6):CD012225. doi: 10.1002/14651858.CD012225

Ebadi S, Henschke N, Nakhostin Ansari N, Fallah E, van Tulder MW. Therapeutic ultrasound for chronic low-back pain. Cochrane Database Syst Rev. 2014 Mar 14;(3):CD009169. doi: 10.1002/14651858.CD009169.pub2

Page MJ, Green S, Kramer S, Johnston RV, McBain B, Buchbinder R. Electrotherapy modalities for adhesive capsulitis (frozen shoulder). Cochrane Database Syst Rev. 2014 Oct 1;(10):CD011324. doi: 10.1002/14651858.CD011324

firma_jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.