Fisioterapia en la prevención de la Mastitis

Si has dado a luz recientemente y has decidido dar el pecho a tu bebé, quizás no tenga que explicarte qué es una mastitis ni sus molestos síntomas. Pero a lo mejor si te llama la atención que la fisioterapia juega un papel importante en la prevención y el tratamiento de la mastitis.

La mastitis es una inflamación del tejido mamario que se asocia a la lactancia materna, aunque también puede estar presente en mujeres que no están dando el pecho o incluso en hombres.

En este artículo, me gustaría centrarme en las mastitis asociadas a la lactancia ya que son las más frecuentes y una de las principales causas del abandono de la lactancia materna. 

¿Por qué aparece la mastitis?

La principal causa de mastitis es la acumulación de leche en los conductos mamarios. Esta acumulación puede deberse a:

  • Una obstrucción del conducto
  • Un mal vaciado durante la toma (por mala posición/agarre del bebé) 
  • Disminución del número de tomas (lo que hace que se acumule leche en la mama).

Por eso, la principal herramienta que poseemos para prevenir la mastitis son las asesorías de lactancia. Se da por hecho, que cuando das a luz, la lactancia será tan sencilla como acercar el bebé al pecho.

En un mundo ideal, el bebé se acerca al pecho, se agarra perfectamente, empieza a succionar y la lactancia se establece. Pero siento decirte que en la mayoría de los casos esto no ocurre. 

No sabemos colocar al bebé en posición óptima, el bebé no hace un buen agarre o presenta una anquiloglosia (frenillo)…, por lo que pueden aparecer grietas, dolor, mastitis… Por eso te recomiendo tener el teléfono de una buena asesora de lactancia cerca. (Ahí tienes una buena idea de regalo si no sabes qué regalar).

Síntomas de Mastitis

Si la inflamación no va acompañada de infección, encontraremos:

  • Dolor en la mama
  • Calor y enrojecimiento del pecho
  • Bultos en la zona
  • Dolor durante la toma o incluso después.

En ocasiones, el acúmulo de leche va acompañado de un sobrecrecimiento bacteriano y se producirá una infección, por lo que además de los síntomas anteriores podemos encontrar:

  • Fiebre
  • Escalofríos y malestar general.

Cuando esto ocurre, hay que acudir a consulta médica o de matrona para que pongan el tratamiento oportuno.

La fisioterapia ayuda a prevenir y tratar la mastitis

Los/as fisioterapeutas hemos llegado al campo del postparto de la mano del suelo pélvico, pero tenemos mucho que aportar en la lactancia materna. 

La fisioterapia juega un papel muy importante en la prevención y el tratamiento de la mastitis no infecciosa.

¿Qué podemos hacer los/as fisioterapeutas en la mastitis?

Drenaje Linfático

La labor fundamental de la fisioterapia es favorecer el drenaje de la mama. Mediante drenaje linfático manual, podemos liberar la tensión del pecho y ayudar al drenaje de los conductos galactóforos. 

Radiofrecuencia INDIBA

Mediante la radiofrecuencia, podemos favorecer el drenaje, disminuir la inflamación y reducir la sensación de tensión.

Trabajo postural:

La capacidad para moverse sin dolor y poder adoptar posturas adecuadas, favorece el buen vaciado de la mama y previene la mastitis.

Osteopatía:

El ajuste de los segmentos vertebrales que inervan la mama ayuda a mantener un buen drenaje y una producción de leche adecuada.

Terapia Manual y Educación:

Mediante técnicas de terapia manual, que después pueden replicar las mujeres en casa podemos disminuir la congestión de la zona. Si quieres saber algunos ejercicios, puedes verlos AQUÍ.

BENEFICIOS DE LA FISIOTERAPIA EN LA MASTITIS:

  • Disminuye el dolor
  • Favorece el vaciado de la leche.
  • Reduce la inflamación
  • Da herramientas de gestión a la madre.

Como verás, la fisioterapia es una gran herramienta que puede ayudarte en tu camino a una lactancia materna exitosa. 

¿Has tenido mastitis? ¿Cuál ha sido tu experiencia? ¡Estoy deseando leerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.